Inflación subyacente a la baja, señal de que sí puede iniciar recorte de tasas.

febrero 13, 2024

En el primer trimestre, se prevé que la inflación subyacente en México sea del 4.6%, ligeramente inferior al 4.7% estimado en diciembre. La dinámica de este indicador refleja la tendencia económica y el impacto acumulado de la política monetaria restrictiva. Analistas de Julius Baer, Goldman Sachs y Deutsche Bank coinciden en que esta situación podría llevar a un recorte en la tasa de interés por parte de la Junta de Gobierno del Banco de México en la reunión de marzo.

La inflación subyacente, que excluye precios volátiles, como los de bienes y servicios afectados por cuestiones climáticas, ha mostrado el impacto de la política monetaria y la actividad económica. Aunque en enero registró una variación anual del 4.76%, lleva 12 meses a la baja.

Goldman Sachs destaca que los precios agropecuarios impulsaron la inflación general, pero estos escapan a la restricción monetaria, reflejando condiciones inciertas como clima o estacionalidad. Deutsche Bank señala el “forward guidance” como indicador de posibles ajustes en la tasa en futuras reuniones, posiblemente en marzo, si la inflación subyacente muestra una nueva moderación en febrero y la primera quincena de marzo.

Julius Baer sugiere que las previsiones de inflación subyacente de Banxico podrían ser el detonante para el primer recorte. Aunque las previsiones trimestrales de inflación de corto plazo se ajustaron al alza, las de inflación subyacente se mantuvieron sin cambios e incluso se recortaron para enero-marzo. Se espera un recorte de la tasa en la reunión de marzo, siendo Banxico el último banco central de América Latina en hacerlo. La decisión se tomará el 21 de marzo, con información sobre la inflación de febrero y la primera quincena de marzo disponibles antes de la reunión.

Fuente: El Economista

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *