TLCAN. Los primeros treinta años.

enero 16, 2024

Hace treinta años, entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), un acuerdo comercial que transformó significativamente a México. La revista Nexos dedicó su edición de enero a revisar el impacto de este tratado, considerándolo como la mutación más importante desde la Revolución mexicana. El resultado, según la revista, es un mural de claroscuros.

La integración regional abrió a México al mundo, modernizó la economía y trajo prosperidad a muchos mexicanos. Sin embargo, también profundizó desigualdades, forzó a millones a migrar en busca de oportunidades y afectó sectores productivos enteros, así como las formas de vida de los mexicanos más vulnerables.

Aunque el TLCAN cumplió sus propósitos de integración comercial norteamericana, México no alcanzó todas las expectativas, posiblemente debido a expectativas excesivas o a la falta de avances en la democratización. A treinta años del acuerdo, México tiene una planta industrial exportadora de clase mundial, pero persiste la baja productividad en gran parte de la economía, especialmente en el sector informal, y el país enfrenta desafíos como el aumento de la ilegalidad y el crimen.

La realidad actual muestra la convivencia absurda en el tratado de reglas de libre movimiento para mercancías y la antigua prohibición al paso de personas, lo que ha resultado en un recrudecimiento de la persecución de migrantes. El sueño implícito de una nueva era de coexistencia trinacional se ve amenazado por el discurso antimigrante, especialmente representado por figuras como Donald Trump y sus seguidores.

La América del Norte real parece haber cumplido solo parcialmente la aspiración del tratado, cuya vigencia, a pesar de sus logros y fracasos, se convierte hoy en la plataforma para una posible expansión económica trinacional debido al nearshoring y al regreso de inversiones a Asia y China.

En muchos sentidos, el TLCAN es un proceso cumplido, pero en otros aspectos, es un sueño fallido. Sin embargo, como todo cambio a largo plazo, sigue siendo una historia en curso que aún no ha dicho su última palabra. Fue una transformación profunda, desafiante y duradera.

Fuente: Milenio Diario
Autor:.Héctor Aguilar Camín
Sección: Opinión
Página:3
Fecha difusión: 16/01/2024

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *